19 julio 2010

De menos

Echo de menos cuando mirando el cielo de noche podía unir con el dedo las estrellas con segmentos y renovar las constelaciones, darle al cielo un aire nuevo decidido por mí y no impuesto por filósofos griegos. Echo de menos el tiempo en que era dueño de mi razón y también de mi sueño. Cuando con un tirón de las riendas podían enderezar la línea de mis pensamientos y hacerla transcurrir por mis lugares predilectos. Cuando no era yo el que la seguía a ciegas agarrado a ella y sin saber si el camino es el bueno.  Cuando mi condenada capacidad para permanecer despierto no conspiraba contra mi cuerpo y no me devolvía por las mañanas a mi pellejo en el mismo punto de partida, sólo que con un poco más confuso y con un poco más de sueño. Y echando de menos algo, siempre echando de menos.

7 comentarios:

ana dijo...
Guau.....
Cada vez que te leo me dejas sin palabras.....
solo atinando a balbucear algo indescifrable que suele ser, segun creo: genial.
ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pab dijo...
A veces me siento como un impostor porque luego me leo por las mañanas y no recuerdo demasiado haberlo escrito...
En todo caso, gracias ana
neko dijo...
pab, es genial eso de ni siquiera recordar lo escrito, es la única manera de plasmar los pensamientos de tu mente sin aderezos ni florituras de mas ni de menos.

No es bueno mirar tanto atrás, echar tantas cosas de menos, no nos hace bien, aunque sé por experiencia propia que en algunas ocasiones es incluso dificil vivir en el presente como para siquiera intentar mirar al futuro de una manera optimista.
anna g. dijo...
siempre se echa alguna cosa de menos. siempre se echa alguna cosa de más. la cuestión es tener la mente siempre ocupada con el recuerdo...
Awake at last dijo...
Radio + hierbas (normales) relajantes + salir de la cama a tomar el fresco al balcón en vez de dar vueltas y vueltas en la cama + comedias o series no demasiado sesudas (incluso películas Disney en casos extremos, aunque negaré haber dicho eso si alguien me lo pregunta) EN LA TELE DEL CUARTO DE ESTAR, nada del ordenador de la habitación, que si no seguirás agobiado + ... y yo qué sé, a mí el insomnio se terminó de pasar en un viaje (del que, y te juro que es cierto, esta mañana he encontrado una cinta vhs de 1999 que no sé si me atrevo a ver) en el que fui muy feliz. La cuestión es si sabes cuál es tu verdadero problema, porque el insomnio es sólo un síntoma.

Un abrazo de los de verdad, Pablo.
mclover dijo...
he pasado meses sin conciliar el sueño, con descanso de supervivencia minima, Mina el cuerpo y la mente. Echaba de menos todo

M.