20 mayo 2015

Una especie de certificado

"No soy un robot". Marcas la casilla y rellenas el campo de texto con las cifras borrosas que se adivinan en la diminuta imagen para poder continuar. A veces, cuando estás cansado,  cuesta más acertar y tienes que hacer algunos reintentos que solucionas de manera casi inconsciente, con una destreza mecánica bien entrenada.

"No soy un robot" -lo pone arriba bien claro-  aunque en tu torpeza empiezas a dudarlo, y convertido el asunto casi en una cuestión de orgullo  escudriñas la maraña de pixeles cada vez más pegado a la pantalla. Y cuando por fin la clave es aceptada por la remota y exigente entidad sintética que se ha erigido en momentánea evaluadora de lo humano de tu condición,  casi suspiras. Y se te concede el premio de visitar la siguiente pantalla.

Algunos días torcidos desearías que ese aprobado en el examen de humanidad fuese algo más que un mecanismo anti-spam.  En esos días raros querrías que "no soy un robot" fuera un alegato tajante, la confirmación de algo que venías sospechando pero que no tenías totalmente claro.  Una especie de certificado.

2 comentarios:

Haydée dijo...
Qué sorpresa! Entrar a tu casa y por fin hallarte. Quizá tu dejaste de escribir, yo nunca dejé de entrar
pab dijo...
Gracias Haydée. Es la rutina, que a veces lo atropella a uno. Pero ganas de encontrar un rato para escribir siempre quedan.