22 febrero 2015

Manifiesto nocturno y nihilista

En el mundo que habitamos todas y cada una de las malas ideas que pueden ser han sido pensadas antes que tú. Las buenas también, tengas un hijo o plantes  un árbol. Y ser malo, muy a tu pesar, tampoco te hace especial: todo el daño que puedas tu hacer ha sido hecho y olvidado, han ardido capitales y se han quemado bibliotecas por menos motivos de los que tu piensas. Nada te hace distinto por pensar algo inesperado porque el tiempo que tienes no es tuyo: te ha sido prestado y no te han dicho por cuanto. Y lo que hagas con él, a largo plazo (y en mi opinión) no es que importe
demasiado.

6 comentarios:

solamente dijo...
Cierto.
Se te echaba de menos.
solamente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fátima Bregante dijo...
Qué sorpresas más buenas me da el Feedly (cuando me acuerdo de abrirlo).
Saladetes dijo...
Fuiste el primer blog personal que descubrí. Después leía muchos otros. Ni las entradas mas costa tes ni las mas largas hacen que un blog me valga la pena engancharme. Con tus líneas siempre me sacas una sonrisa socarrona.
Un saludo
Francisco Quintero dijo...
Síntesis: ser maléfico o altruista es irrelevante, o a lo sumo de repercusión despreciable, entre tanto polvo de estrellas.
Francisco Quintero dijo...
¿Sabes que, siempre te leo, me pongo a escribir?

Ah, ¿te lo había dicho ya?

El alzheimer galopante...