26 enero 2011

P R N D

La pendiente marcaba el camino, escogíamos siempre la dirección que no obligara a encender el motor. Escuchábamos música sencilla, veíamos películas que acababan bien y sólo teníamos conversaciones que pudiéramos mantener dormidos. Lo malo de depender de la orografía es que ya no se puede avanzar más cuando se llega al nivel del mar. Y eso puede quedar aún muy lejos de la playa.
Así que, pensandolo bien, me alegro de que bajáramos y siguiéramos a pie.
Campo a través.

6 comentarios:

neko dijo...
Yo también me alegro de que acabarais escogiendo campo a través, pero ahora queda lo dificil: la vuelta (si es que deseas volver, que no hay porque hacerlo)
neko dijo...
Por cierto P R N D... un mensaje en clave tal vez? supongo que aquel que deba entenderlo, lo entenderá.
pab dijo...
Va, una pista...
Awake at last dijo...
Ejem, perdón, pero después de la línea de costa viene la plataforma continental, el talud continental, las llanuras submarinas, las dorsales oceánicas y las fosas de diez kilómetros de distancia, y las zonas de subducción, y... y...
¡QUE NO ME MENOSPRECIE LA OROGENIA SUBMARINA, LEÑE!

(muy bonito post, y sobre todo transmite un buen rollo envidiable)

Mks.
El Cajón del Agua dijo...
Veo que no te pilló por el Canal de la Mancha
neko dijo...
pequeña pista...... jajajaja no sé si seré capaz de descifrarla yo sola! :D