14 noviembre 2010

Sólo sueño

Con la rara clarividencia que dan el punto de alcohol y  la falta de sueño, a veces encuentro ratos en los que puedo tumbarme un rato y dejar de pensar en esas futiles epopeyas laborales de tan vital y escasa importancia que a veces me amargan. O en la dueña de mis mañanas y de mis madrugadas,  esa involuntaria protagonista de mis lunas desahuciadas que duerme a veces lejos y casi siempre acompañada.
Hay momentos en que el mejor de los versos palidece ante las más ciega y sorda de las urgencias mal gestionadas, pero afortunadamente esta noche no tengo uno de esos. Esta noche sólo tengo sueño y eso, al menos en mi caso, casi siempre es bueno.

5 comentarios:

El cajón del agua... dijo...
Ni la más amarga de mis vísperas han conseguido apartarme del sueño.
pab dijo...
Eso es que tienes la conciencia tranquila! :)
neko dijo...
Si no tienes la conciencia tranquila te quedan dos opciones: o la limpias, o eliminas a tu pepito grillo.

¿Has pensado apuntarte a yoga?
pab dijo...
A yoga (no creo que mis articulaciones lo soportaran) no pero a meditación sí. Pero bueno... yo pienso muchas cosas al cabo del día... lo cual al final termina siendo mi principal problema
neko dijo...
Buah eso tiene una solución rápida, se llama LOBOTOMIA :)